LA LITERATURA DE SUSPENSE Y TERROR: MÁS ALLÁ DE LA ACCIÓN (di Tito Del Muro)

Cuando se cumplen doscientos años de aquel verano extraordinario, frío y desapacible, en el que los pliegues sedosos de la noche arroparon la concepción de “El moderno Prometeo”: cuando Frankestein surge de la amalgama hecha con las cenizas del volcán Tambora y las aguas del lago de Ginebra, se hace oportuno hablar de la literatura de suspense y terror, reivindicando este género, un tanto denigrado por el gore y las malas novelas policíacas.

Aunque la novela gótica, de misterio y terror surge a finales del siglo XVIII, en los albores del romanticismo, cuna y forja clásica del género,  siendo el siglo XX rico granero de esta literatura, los relatos espeluznantes y el misterio, han acompañado al ser humano desde la más remota antigüedad. Siempre han existido las historias de fantasmas y en el folclore de todas las regiones y civilizaciones del globo, se encuentran los relatos más escabrosos, producto de la deformación de la realidad, o de la más pura invención.

Dicen, los que entienden mucho de esto, que las narraciones de ficción de terror, de misterio, aquellas que provocan la inquietud pasajera, que atrapan al lector o espectador en una pesadilla breve pero intensa, han tenido y tienen tanto éxito porque son una válvula de escape o un antídoto contra el terror cotidiano de un mundo de por sí terrorífico.

Como escritor del género de suspense y terror, quiero en estas líneas trasmitir mi experiencia y mi opinión acerca de las virtudes de este género, llevándolo como he apuntado anteriormente, a beber de nuevo a las fuentes del clasicismo estilístico y narrativo, apoyándome en la efeméride citada.

Recientemente he publicado una novela corta; “Muerte por palabras”, de la que hablaré brevemente más adelante, y que en buena medida, como creo que intento hacer en toda mi obra, subraya en su intención argumental y en su estilo narrativo, las palabras que continúan.

Desde mi punto de vista, como escritor, considero que este género es uno de los más complejos que se puedan encontrar dentro de la narrativa de ficción. A la necesidad absoluta de mantener constante la atención del lector, de tener la capacidad de engancharle para que continúe leyendo, de mantener alto el nivel del suspense, de crear emociones intensas  se unen, cuando se trata de una obra de calidad, la capacidad para trasmitir los sentimientos de los personajes y el ambiente de las situaciones. Y aquí entramos en el terreno de la psicología y hasta de la filosofía.

La obra de Marie Shielly y otros tantos, se pueden considerar un tratado filosófico y ético.

En la novela negra (otra vertiente del género), el eterno juego de poder entere el bien y el mal, no es si no un estudio de ética social.

Por tanto, opino que este género literario, además de procurar evasión y entretenimiento (función básica y primordial de toda novela, desde su concepción y etimología), es un medio para profundizar en los rincones de la mente humana y de la propia sociedad. Un medio de opinión y una herramienta de reflexión.

Además, por lo general, la diferencia entre buenos y malos, entre el bien y el mal, se desdibuja por arte de la propia reflexión acerca de las motivaciones que una persona puede tener para realizar ciertas acciones. Ya se sabe que el ser humano saca lo mejor y lo peor de sí mismo en las situaciones límite.

Este género, no obstante, es un mar del que puedes disfrutar desde la orilla, entreteniéndote en los reflejos de la luz dibujando sus formas sobre la olas, la parte más lúdica de la lectura. Pero luego el lector se puede sumergir en las aguas profundas, queriendo encontrar lo que provoca aquellas divertidas olas de la superficie, deseando descubrir lo que hay más allá de la brillante superficie del océano, el misterio de las aguas profundas y oscuras.  Y es entonces cuando  el buen escritor no debe defraudar. Las profundidades de la obra  de suspense y terror, deben de ser la parte más cuidada de la narración. El cofre donde se depositan los anhelos, los temores las esperanzas y desesperanzas. El baúl de las emociones intensas. Esas emociones que naciendo de lo profundo de se mar, de la mente y del alma de los personajes y de su autor, salen a la superficie en forma de acción y emociones, de temblores que sacuden la superficie calma del lector para embarcarle en un viaje por aguas movidas, que le proporcionen el frenesí que espera encontrar en esta narración-

Vuelvo en este punto a reivindicar la exigencia de calidad que debería ser un estándar en este género.

Y hablando de calidad, me detengo ahora en el uso del lenguaje, Un escritor que pretenda  ser bueno en este género, debe de dominar el lenguaje, pues van a ser el uso apropiado de sus palabras las que determinen el ritmo de la acción, las que procuren las descripciones ambientales precisas que coloquen al lector en el ambiente de la narración y las que trasmitan los pensamientos de los personajes.

Desde mi punto de vista, este género puede ser de los mejores para explayarse en el uso del lenguaje, pues te permite mezcla la prosa poética y culta, con aquella otra más llana y coloquial, dando como resultado una lectura amena  y un ejercicio de deleite en la propia acción de leer. Pero para ello hay que combinar bien ambos estilos.

La narración de suspense y terror es por tanto, para mí, un estilo literario que se merece estar mejor considerado, sacándolo en parte de su consideración más comercial y llevándolo al lugar que le pertenece. No en vano, muchos de los grandes nombres de la literatura universal, son autores de este género.

di default 2016-07-28 alle 12.18.52Para terminar y como anunciaba, voy a dedicar las últimas líneas a hablar sobre “Muerte por palabras

En esta novela corta, se echa la vista atrás, a cuando se concertaban citas y se buscaban relaciones por medio de anuncios de periódico.  Y tal como sucede hoy en día con las redes sociales de Internet, los peligros que ello conllevaba.

Muerte por palabras combina el suspense y el terror , manteniendo la atención del lector con un ritmo rápido. Con trazas de erotismo, otro barniz  propio del género.

En resumen es una obra breve en la que como autor, he procurado llevar a la práctica todo lo comentado anteriormente.

Tito del Muro (facebook)

 


 

 

 

Tito del Muro

Escritor, guionista y crítico de arte Cursa  estudios de derecho en la Universidad Literaria de Valencia.

Escribe  artículos de opinión y Ensayos breves para varias publicaciones.

Colabora  en tertulias radiofónicas y realiza trabajos de asesoramiento en comunicación para algunas entidades culturales y filantrópicas, siendo también notable su labor como conferenciante.

Ámbito cultural de el Corte Inglés de Valencia y Madrid,

MuVIM de Valencia,

Museo de la Ciudad de Valencia,

Casa del Libro de valencia y Madrid,

Ateneo cultural de Benetusser,

Fundación ortega y Gasset de Madrid,

Club Siglo XXI de Madrid,

(entre otras)

Participa en programas de radio como tertuliano:

Paqueteartes  (Radio 7)

Las mañanas de Es Radio

Muy relacionado con el mundo del arte y la cultura, escribiendo en diversas publicaciones y realizando textos para catálogos de artistas y exposiciones. (Tiziano, Palomadel Brell, Nicoleta Tomás, Vicente Heca, Julián Ortiz,, son algunos)

En el 2,010 participa en la fundación del Movimiento Artístico la Escalera que preside.

 

.

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *